Divisa el panorama para trazar los planes de tu empresa

Me atrevería a decir que todos los que crecimos en Manizales (Colombia), por lo menos una vez en la vida, hemos ido al mirador de Chipre a divisar el panorama. Es fascinante ver como las montañas se van haciendo más difusas entre más lejos están, mientras que los lugares cercanos se ven con claridad, como cuando uno está curioseando sitios en Google Maps.

Es común ir en grupo y entre todos ir descubriendo los pueblos cercanos, retarse a nombrarlos correctamente, ir buscando más allá hasta hallar nuevos lugares, agudizar la visión entrecerrando los ojos para distinguir detalles lejanos, ayudarse incluso con binoculares o telescopio para sorprenderse con la posibilidad de ver sitios que físicamente están muy lejos y hasta dejarse guiar por alguno de los expertos en reconocer puntos clave para divisar. Se dice que desde este mirador es posible incluso, en días muy despejado, ver el Océano Pacífico tocando las costas del Chocó. (Cabe anotar que Manizales es una ciudad de media montaña, ubicada al centro de Colombia, a unos 200 Km en línea recta del punto costero más cercano)

Foto desde el Mirador de Chipre. Manizales sin Filtro.

Lo mismo nos sucede como Empresarios cuando estamos visualizando el futuro para trazar planes.
Armar el horario del día, la programación de la semana o quincena, hasta el plan del mes o trimestre, son actividades que podemos hacer con un nivel bajo de dificultad relativa, son cosas que sentimos cercanas, cotidianas, muy accesibles. Como mirar esos pueblos cercanos y nombrarlos. Pero cuidado, siempre se corre el riesgo de equivocarse y confundir los nombres, así nos los sepamos de memoria.

Determinar los planes de acción de mediano plazo, a términos de 6 y hasta 12 meses, toma un poco más de tiempo. Se recolecta cierta información, resultado de la ejecución de los planes de corto plazo, se hacen comparaciones con las metas de largo plazo, se hacen ajustes y finalmente se determina el curso de acción. Es como ese ir descubriendo lugares no tan cercanos, no tan lejanos, donde se debe agudizar un poco la vista, mirar con detenimiento para distinguir entre un sitio y otro, y a veces incluso preguntarle a un amigo o persona cercana. Ojo, es entretenido quedarse ahí contemplando lo que está a media distancia, pero puede distraernos de las sorpresas que podemos encontrar al mirar más allá.

Aventurarse en el largo plazo, más allá de un año, implica cierto nivel de experiencia y conocimiento, de lo contrario puede ser simplemente un compendio de buenos deseos. Se determina con claridad la posición actual, se revisan resultados anteriores de todos los planes ejecutados, se toman en cuenta datos externos, información de tendencias de negocios, se evalúa el entorno, se toman decisiones con relación al comportamiento de la Empresa como un todo y de las diversas áreas de negocio en específico. Se trata de un ejercicio delicado, que no debe apresurarse o presionarse demasiado, en el que siempre será muy útil contar con el apoyo de herramientas y profesionales especializados de apoyo.
Tal cual como ir mirando al fondo en el horizonte, las montañas que al principio eran borrosas poco a poco van tomando forma, cuando usamos los binoculares es aún más fascinante ir descubriendo puntos sorprendentes, como construcciones o pueblos desconocidos, y es muy satisfactorio cuando un guía te va ayudando a fijarte en lugares clave, permitiéndote, si las condiciones son ideales, incluso llegar a ver el mar desde una ciudad que está a 2.200 metros de altura y a más de 200 Km de la costa.


Puedes tomar la actitud de divisar con entusiasmo el panorama a la hora de hacer tu planeación:

  • Los planes de corto plazo (menos de 3 meses), son como mirar lugares cercanos. Usualmente no se requiere apoyo para identificar que se está observando, pero siempre será de utilidad tener cierto apoyo y validación.
  • Los planes de mediano plazo (entre 6 y 12 meses), son como observar sitios no tan lejanos, no tan cercanos. Implica agudizar la visión, tomarse un tiempo para estar seguros de qué se está mirando y con la ayuda de un amigo será más enriquecedor; pero se debe procurar no entretenerse tanto, porque entre más tarde, menos luz para poder admirar lo que está más lejos.
  • Los planes de largo plazo (más de 12 meses), son como descubrir los lugares más lejanos. Se debe mirar muy fijamente, dejarse apoyar por un guía, usar binóculos o telescopio, y tener la mente abierta a sorprenderse con los descubrimientos, pues puedes caer en la trampa de no creer en lo que ves y perderte la experiencia de ser unos de los pocos que ha visto el mar desde un sitio tan alejado.

¿Cómo trazas los planes de tu Empresa? ¿Los haces solo, te apoyas con tu equipo o buscas soporte experto? Cuéntanos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *