E-Commerce: un salvavidas en medio de la crisis

Por Sergio Ramos*.

El COVID-19 golpeó y sigue golpeando la economía mundial, meses después de que se comenzara a expandir por todo el mundo. Sin embargo, ante adversidades como estas solo tenemos un camino para continuar adelante: reinventarnos y adaptarnos a los cambios. Dos factores indispensables que cada emprendedor debe tener muy en cuenta al momento de iniciar un proyecto.

Dicha resiliencia debe estar acompañada de acciones clave, y ante una problemática global que afecta por igual a la mayoría, muchos negocios se han apalancado de la tecnología y todas sus bondades para mantener en pie sus negocios.

Una de las ventajas que brinda la tecnología es que actualmente facilita el proceso de ventas y atención al cliente de forma virtual. El e-Commerce (ventas por internet) no solo ha sido clave para que una gran cantidad de emprendimientos y negocios continúen funcionando, sino que también ha impulsado la posibilidad de llegar a más clientes en lugares en los que hasta ahora sus productos o servicios no estaban disponibles.

El comercio electrónico también ha sido el salvavidas de muchas empresas que han tenido que migrar a esta modalidad algunos de sus procesos tradicionales como medida obligatoria para poder seguir operando, evitando pérdidas mayores. De acuerdo con un estudio realizado por Visa Consulting & Analytics, las transacciones en línea en comparación con las ventas físicas registraron un crecimiento de 6 puntos porcentuales en mayo, si se compara con los pasados meses de enero y febrero, demostrando la rápida adaptación que tuvieron las empresas ante la crisis.

Sin duda alguna, la transformación digital tuvo un gran impulso a nivel mundial con la llegada de la pandemia. La tecnología y la economía digital se convirtieron en el alivio de muchas empresas, que a través de la virtualidad pueden seguir prestando sus servicios u ofreciendo sus productos al mercado, reduciendo los impactos negativos que ha traído la recesión económica del coronavirus.

Por su parte, lamentablemente aquellos que no supieron adaptarse al cambio, aun cuando era posible transformar sus negocios, terminaron sufriendo las consecuencias debido a la reducción en la movilidad de la población como medida para disminuir el número de contagios por coronavirus. Las estrategias de confinamiento que utilizaron los gobiernos de la región para evitar la propagación del COVID-19 fue una de las razones principales que llevaron a que el e-Commerce tuviera un impulso mayor, donde la industria crece a tasas de 150% debido a las políticas de aislamiento preventivo aún vigente en muchos países.

Foto de PhotoMIX Company en Pexels

“Los empresarios que no estaban familiarizados o no hacían un continuo uso de las herramientas digitales, se están viendo obligados a apostar a la implementación de nuevos modelos operacionales, además de buscar nuevas formas de reinventar sus procesos tradicionales y migrarlos al campo digital”, cuenta Sergio Granada, CTO de Talos Digital.

El experto, también hace referencia al comercio electrónico como salvavidas de muchas empresas, ya que tuvo un crecimiento del 300% en la región de América latina. Ante esto, se resalta el hecho de que empresas como Mercado Libre hayan registrado un aumento de 1.7 millones de compradores digitales nuevos en la región desde que empezó la pandemia.

Amazon, el gigante mundial del comercio electrónico, tuvo que ampliar su personal para poder cumplir con todos los pedidos que se aumentaron en épocas de pandemia, la compañía contrató alrededor 175.000 personas más para que ayudaran a cumplir con toda la demanda.

La llegada de la pandemia ha impulsado la aceleración en la adopción del comercio electrónico, la priorización de compras de bienes y servicios esenciales, y el incremento en el número de transacciones de débito en el ámbito de e-Commerce. Las categorías que se han visto más beneficiadas y que han aumentado sus ventas en línea, son aquellas que brindan servicios esenciales como alimentos, productos de aseo, el sector de la salud y supermercados.

Sin embargo, las empresas deben asegurarse de que la transición obligatoria al campo digital no sea un proceso muy forzado tanto para ellos o los empleados. Se deben asegurar de poder brindar las herramientas necesarias para garantizar una buena transición que no cause muchos dolores de cabeza para quienes no estaban muy de cerca con el concepto del trabajo digital.

Que quede claro que este salvavidas no debe tomarse como algo temporal. El crecimiento obligatorio del comercio electrónico será fundamental para que las empresas empiecen a buscar nuevos modelos de negocios con un gran enfoque digital, no solo porque les permite tener mayor visibilización en el mercado global, sino porque también les brinda nuevas opciones de reinventarse en tiempos de crisis como la que se vive en la actualidad.

* Sergio Ramos

Un completo apasionado por la tecnología, las startups y la innovación, especialmente de su impacto en las sociedades.

Editor de SocialGeek.
www.socialgeek.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *