¿Hasta dónde quieres llegar hoy?

Tal vez algunos de mi generación recuerdan que el slogan que promocionaba a Windows 95 era algo así como “¿Hasta dónde quieres llegar hoy?” En esos días no presté mucha atención a la frase, incluso me burlaba un poco de ella, pero ahora que la pienso, encierra un par de cosas interesantes a tener en cuenta.

Arrancando por el final: HOY. El presente es el punto más efímero del tiempo, sin lugar a dudas. En el mismo momento que lo estamos nombrando, está desapareciendo; a diferencia del pasado, al que siempre podremos recordar, y del futuro, al que siempre podremos visionar.

El hoy representa el punto de partida, donde estamos parados en este instante comparado con el punto donde queremos llegar. Si somos conscientes de nuestra realidad actual, dándole una pequeña revisión cada día, estaremos en la capacidad de determinar si este punto actual está más cerca o más lejos del punto de meta, comparado con la posición en la que estábamos ayer, la semana pasada o hace un mes.

Como Empresario, ¿cada cuánto haces una revisión de tu estado actual para compararlo con el punto de meta? ¿cada cuánto haces esta misma revisión para tu Empresa? ¿Dónde estás parado HOY?
Recuerda, cada HOY es un punto de partida, lo que nos permite asumir una actitud de arranque cada día.


Y miremos el resto de la frase: Hasta dónde quieres llegar. La idea implícita es que existe un lugar, un punto en el futuro, al que se pretende llegar en un momento dado. En pocas palabras, implica la existencia de una meta.

Fijémonos como la frase dice Hasta donde quieres llegar, no Hasta donde puedes llegar. Difiriendo de otra famosa frase, Querer no necesariamente implica Poder. El querer está emparentado con el desear, con el visualizar metas futuras que posiblemente en el presente aún no sentimos posibles. Poder implica, obligatoriamente, que HOY se cuenta con los medios y circunstancias para predecir con gran certeza algo que se muy seguramente se va a alcanzar.

Conviene entonces que como Empresarios tengamos en nuestro juego de metas separadas aquellas que queremos, de aquellas que sabemos podemos lograr. Una situación interesante al respecto es que usualmente las metas que podemos alcanzar son de corto plazo y nos llevan poco a poco a las que queremos lograr en el largo plazo. Haz el ejercicio y verás como aparece esta lógica.


¿Hasta dónde quieres llegar hoy? Una frase poderosa, con tres invitaciones:

  • Toma cada día como un punto de partida. Revisa rápidamente HOY dónde estás parado con relación a tus metas.
  • Separa tus metas entre las que quieres y las que puedes lograr. Traza un camino donde las metas que puedes alcanzar en el corto plazo te lleven a las que quieres lograr en el largo plazo.
  • Avanza cada día, hazte un reto diario. Si cada día visualizamos algo que queremos alcanzar y nos retamos a lograrlo, el avance hacia las metas será mucho más fluido, te hará crecer enormemente en lo personal y empresarial, además de ser enormemente gratificante y satisfactorio.

Comparte con nosotros en los comentarios el reto que te propones para HOY.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *