Como levantar capital durante la pandemia

Tres startups chilenas lograron levantar capital en plena crisis y comparten sus secretos: un equipo consolidado, orden y perseverancia.  

Cada una de estas empresas se encuentra en diferentes etapas: Burn to Give, plataforma de bienestar con propósito, acaba de realizar el mayor levantamiento de capital por una startup chilena (US$8,5 millones), mientras que Justo y Chipax, están en programas de aceleración –Y Combinator y 500 Startups, respectivamente- y hoy, pese a la pandemia, están en búsqueda de nuevos inversionistas.

Si bien este no es un camino fácil, sobre todo considerando el actual escenario de contracción económica, ellos ven este momento con otros ojos. “Las crisis fuerzan la creatividad y es en estos periodos cuando surgen grandes ideas de negocio. Con la recesión del 2008 nacieron Uber y Airbnb, en una época donde era impensado arrendar un espacio de tu auto o una habitación de tu casa”, indica Cristóbal della Maggiora, cofundador de Burn to give.

En Chipax, fintech que ayuda a las pymes a ordenar sus finanzas, están con las pilas cargadas para conseguir una ronda de US$2,5 millones y así concretar su plan de internacionalización hacia México, lo cual se ha dificultado, debido a la incertidumbre. “Sin embargo, como ahora todo funciona de forma remota, el número de reuniones con inversionistas ha crecido, lo que aumenta las posibilidades de conseguir capital internacional”, comenta Felipe Urzúa, cofundador de Chipax.

Nicolás López, fundador de Justo, app que impulsa las ventas de restaurantes, dice que hoy están las oportunidades de inversión, sólo hay que lanzarse a buscarlas. “En la actualidad todo se ha movido hacia lo digital, área que se ha convertido en la más atractiva y que tiene más probabilidades de levantar capital”.

Foto de Lukas en Pexels

El equipo, lo más importante

Son varios los factores en los que ponen atención los inversionistas cuando analizan en qué proyecto destinarán sus fondos. Sin embargo, hay algo en lo que todos concuerdan: las personas.

“Si bien hay varios unit economics que son muy estándar por industria a la hora de levantar capital, para empresas que se encuentran en etapas más tempranas o con rondas de inversión más pequeñas, el factor equipo puede pasar a ser el más relevante y a medida que las rondas de levantamiento son por montos más altos, los indicadores sanos van tomando protagonismo”, indica Urzúa.

Cristóbal della Maggiora es más categórico, “el 99.9% invierte pensando en el equipo que hay detrás de una idea y el 0.1% lo hace en la idea. Los inversionistas invierten en personas y en cómo se conjugan las habilidades de cada uno de los integrantes del equipo, no en el negocio, porque los negocios son cambiantes, las personas no”.

“También es relevante que el equipo de fundadores haya realizado proyectos en conjunto anteriormente y que transmitan la confianza y tranquilidad de que la empresa no va a morir por una pelea entre sus miembros, que es una de las razones por las que las startups fracasan”, apunta López.

Orden y perseverancia

Levantar capital es un trabajo demandante que requiere mucha preparación e investigación, acá nada se deja al azar. El tiempo de las reuniones informales quedó en el pasado y es una tarea que si bien, no es de dedicación exclusiva, requiere bastante tiempo.

Para Felipe Urzúa, este proceso es similar a una venta. “Los inversionistas quieren comprar al equipo, la idea y el proyecto futuro. No se trata sólo de presentar un informe financiero, sino que hay que convencerlos sobre la gran oportunidad que representa tu propuesta. Además, esto se trata de generar una relación de confianza y eso implica mucho más que mostrar las principales métricas del negocio”.

El primer objetivo de una startup es encontrar el product market fit, es decir, que tu producto se ajuste al mercado y que los clientes estén dispuestos a pagar por él, explica López. “Con esto resuelto, el camino de levantamiento de capital será mucho más fácil, sin embargo, es importante asesorarse por instituciones como aceleradoras, que te enseñarán a presentar tu negocio y te conectarán con inversionistas. También es bueno conocer la experiencia de emprendedores que hayan conseguido una ronda de inversión”.

Otra recomendación de Cristóbal della Maggiora es entender muy bien el problema que tu idea resuelve, qué es lo que vas a pedir y cuál es tu plan de trabajo. “Es importante tener un investor deck muy ordenado. Además, la magia está en tocar la mayor cantidad de puertas, es un tema estadístico, de cada 100 puertas, es probable que sólo una se abra”.

El cofundador de Burn to Give agrega que esta es una labor que siempre está en carpeta. “Nosotros acabamos de levantar capital en una serie A, pero ya estamos pensando en la serie B, en cómo escalar el negocio y en los KPIs que necesitamos formular para ese proceso”.

Para finalizar, el Fundador de Justo, añade que las startups sí o sí tienen que atreverse y salir a buscar financiamiento. “Es mucho mejor que pedir un crédito en un banco, no te quedas con deudas y si la empresa no funciona, es algo contemplado por los inversionistas. Lo más probable es que muchos te rechacen, pero no te puedes desmotivar. A nosotros nos han dicho varias veces que no”.

Original publicado en Emprendedores News.

Las 10 mejores ciudades sudamericanas para fundar startups

Te contamos cuales son las 10 mejores ciudades sudamericanas para crear startups, tomando como base el Informe Global 2020 de Clasificación de Ecosistemas de Startups de Startup Blink.

El reporte clasificó a 1.000 ciudades y 100 países en todo el mundo.

De acuerdo con StartupBlink, América del Sur es una región muy interesante, relativamente homogénea en cultura e idioma. Es un mercado muy grande en sí mismo, pero también tiene una relación muy estrecha con México y los Estados Unidos, así como con Europa a través de sus lazos históricos con España y Portugal.

Al igual que con la mayoría de los mercados en desarrollo, las economías de la región dependen en gran medida de las materias primas. Sin embargo, están apareciendo signos muy esperanzadores en los ecosistemas de todo el subcontinente, desde Chile hasta Colombia.

La mitad de las 10 principales ciudades sudamericanas para nuevas empresas se encuentran en Brasil (incluidas 2 en el Top-5). Colombia es el segundo país más representado, con 2 ciudades.

Nueve países sudamericanos representan la región en el Top-100 (incluidos 4 en el Top-50). Setenta y seis ecosistemas representan la región en el ranking de las 1000 ciudades principales, con 6 en el Top-100.

Estas son las 10 ciudades con los ecosistemas más vibrantes para crear startups

Foto de Kaique Rocha en Pexels

1. São Paulo, Brasil

São Paulo es una ciudad masiva de más de 12 millones de personas y una décima parte del PIB de Brasil. En este contexto, se está convirtiendo en un centro de startups e innovación cada vez más importante. Clasificada en el puesto 18, es la ciudad más alta del hemisferio sur, superando a Sydney en más de 10 puntos. La calidad de las startups nacidas en la ciudad ha sido sobresaliente, con 7 unicornios actuales, incluidos Nubank y Quinto Andar, con sede en São Paulo.

2. Buenos Aires, Argentina

En los últimos años (y aún hoy) la economía argentina ha pasado por tiempos turbulentos. Sin embargo, el país ha logrado crear uno de los ecosistemas de startupsmás emocionantes de la región. Buenos Aires es el hogar de MercadoLibre, con una capitalización de mercado superior a us$ 50 billones es la compañía tecnológica más exitosa de América Latina hasta ahora. La ciudad está clasificada como la 46° en el mundo, dos puestos más respecto de 2019.

3. Santiago, Chile

En los últimos años, la economía de Chile ha tenido un rendimiento superior en América Latina, en relación con la población. Desde la creación de Startup Chile, el país y su capital han visto aumentar su visibilidad regional y global, posicionándose como una de las mejores ciudades sudamericanas para startups.

4. Bogotá, Colombia

Aunque se ubicó como la cuarta ciudad sudamericana para nuevas empresas, Bogotá tuvo un mal año en general (cayendo 25 lugares hasta el puesto 77 en el ránking global). El ecosistema de innovación del país carece de regulación, y las consecuencias se hacen visibles cuando empresas como Uber tienen que cerrar, aunque sea temporalmente. Sin embargo, no todas son malas noticias, ya que Rappi (el gigante de las entregas de América Latina) recibió un financiamiento de la Serie E de $ 1b de Softbank. Esta ronda de financiación la convierte en una de las startups más valiosas de la región.

5. Río de Janeiro, Brasil

Clasificada en el puesto 93 del mundo, es la última ciudad de Sudamérica en el Top-100. La ciudad perdió 29 puestos en el ranking general, pero tiene muchas cosas que celebrar. El acceso al capital (anteriormente concentrado en São Paulo) se está volviendo cada vez más fácil para los emprendedores de la ciudad, y se espera que los esfuerzos a nivel nacional para disminuir la burocracia y aumentar la facilidad para hacer negocios beneficien a Río a largo plazo.

6. Belo Horizonte

Belo Horizonte es la sexta ciudad más grande de Brasil, pero es un centro prometedor y de alto rendimiento cuando se trata de nuevas empresas. Relativamente cerca de São Paulo y Río según los estándares brasileños, la ciudad ofrece a los empresarios una infraestructura similar a la de esa ciudad, pero tiene la ventaja de ser una ciudad más “habitable”: renta más baja, más segura y menos tráfico (y contaminación).

7. Lima, Perú

Perú tuvo un buen año en el ranking, aumentando un lugar, pero Lima cayó por debajo de las 100 ciudades principales. Existe un creciente apoyo para que el país y la ciudad se conviertan en centros de tecnología e innovación, con la creación de iniciativas como Startup Perú o Innovate Peru, por lo que esperamos un crecimiento futuro en este ecosistema.

8. Medellín, Colombia

La segunda ciudad colombiana en el ranking es cada vez más popular entre los expatriados y los nómadas digitales para trabajar en sus nuevas empresas. Esto le da a la ciudad el potencial de un verdadero impulso internacional al ecosistema local. Aunque Medellín perdió 24 puestos desde el ranking de 2019, es muy inspirador ver el desarrollo de una ciudad que no hace mucho tiempo era una de las más violentas del mundo.

9. Curitiba, Brasil

Al igual que la mayoría de las ciudades sudamericanas, Curitiba perdió impulso en 2020. Aun así, la ciudad se ha ganado una reputación de innovación en el gobierno (es considerada por algunas “la ciudad más innovadora del mundo”), y actualmente está aprovechando esas fortalezas para desarrollar un próspero ecosistema de inicio. En línea con esto, diferentes actores del ecosistema firmaron los 20 pactos de innovación Curitiba para 2018, pero estos no fueron renovados para 2019. La ciudad debe persistir en sus iniciativas para que las startups logren el éxito a largo plazo.

10. Porto Alegre, Brasil

Porto Alegre es la ciudad más pequeña por población en esta lista, y se ubica como la 200° mejor ciudad del mundo para startups (perdiendo 28 puestos desde 2019). Aunque a nivel nacional, la ciudad fue un florecimiento tardío, ha tenido algunos éxitos (especialmente en el comercio electrónico). La proximidad del ecosistema a Buenos Aires y Montevideo debe aprovecharse para desarrollar aún más el ecosistema.

Consideraciones finales

De las ciudades sudamericanas en este Top-10, solo las 2 mejor clasificadas (São Paulo y Buenos Aires) subieron en la clasificación mundial este año. Las naciones sudamericanas se han dado cuenta de que la innovación es una de las mejores opciones para dejar atrás su dependencia excesiva de las materias primas. Pero ahora es el momento de poner esas realizaciones en acciones. Iniciativas como Startup Chile están liderando el camino, pero los gobiernos y otros actores importantes deben respaldar más esfuerzos y facilitar a los empresarios hacer negocios, e incluso fracasar. Este es el camino a seguir para crear verdaderos centros tecnológicos en la región y fortalecer sus economías a largo plazo.

Original publicado en Emprendedores News.

Finance Forward Latin America selecciona 12 startups para aceleración

Village Capital, con el apoyo de MetLife Foundation, PayPal y Moody’s, anunció las 12 startups fintech en etapa temprana han sido seleccionadas para formar parte de Finance Forward Latin America 2020, programa de aceleración de cinco semanas de duración, con enfoque en ayudar a mejorar el modelo de negocio de los emprendimientos participantes.

Las startups trabajarán de manera cercana con mentores, clientes y aliados potenciales, así como con inversionistas para poder escalar su impacto, usando herramientas creadas para su auto evaluación. Las dos empresas mejor evaluadas recibirán un donativo de $50 mil dólares cada una por parte de MetLife Foundation, mientras que del tercer al quinto lugar obtendrán un donativo de  $16 mil dólares cada una, para apoyar sus operaciones durante estos tiempos retadores.

“La pandemia del coronavirus ha tenido efectos devastadores para la población de bajos ingresos de América Latina. Ahora más que nunca, la innovación tecnológica encabeza la ayuda para que los pequeños negocios se mantengan a flote, las familias administren sus ingresos y la región se embarque hacia lo que serán tiempos de desafiante recuperación”, dijo Daniel Cossío, Manager Regional de Village Capital, América Latina. “Estamos entusiasmados de apoyar a estas 12 startups cuyas innovaciones aportarán soluciones para algunos de los retos más importantes de la región en cinco diferentes países”.

Finance Forward Latin America 2020 es parte de una coalición global de varios años dirigida por los aliados fundadores MetLife Foundation y PayPal, con el apoyo regional de Moody’s, con el fin de apoyar a emprendedores que crean soluciones con tecnología alrededor de la salud financiera.

Más de 140 emprendedores de 11 países de América Latina aplicaron para ser parte de la aceleradora. El grupo final se compone por 12 empresas de cinco diferentes países (Colombia, México, Chile, Brasil y Argentina). Más del 80% de las empresas tienen una o más mujeres como fundadoras y más del 40% trabajan fuera de una de las regiones principales de Fintech en estos cuatro sectores de salud financiera; gestión financiera, finanzas alternativas, comercio electrónico y pagos.

Aquí están las 12 startups que conforman el grupo que está mejorando la salud financiera en Latinoamérica:

Akredito (Brasil) paga, consolida y refinancía todas las deudas de un moroso, cuyo registro en el buró de crédito no le permite obtener un trabajo o pedir otro crédito, entre otros.

Aplazo (México) permite a los consumidores en México dividir sus compras en línea en cuotas quincenales, sin necesidad de tener tarjeta de crédito y evitando la trampa de la deuda.

CIGE Mexico (México) ofrece una solución de inteligencia artificial que le garantiza consultas a los emprendedores para manejar sus negocios, ya que el 80% de las PYMEs en América Latina quiebran entre los primeros dos años de operación.

Creci (Colombia) es una plataforma de impacto social de inversión y préstamo.

Corresponsales Digitales Imix (Colombia) habilita a pequeños negocios locales a convertirse en corresponsales bancarios, transformando a los dueños en proveedores de servicios y permitiéndole a las instituciones financieras tener un mayor alcance a un menor precio.

DRUBER / ZIZU  (Argentina) es un servicio de remesas de tarjeta a tarjeta para que las familias argentinas puedan controlar las remesas emitidas en otros países y tener seguridad en su ingreso, utilizando la menor cantidad de transacciones de efectivo posibles.

Factcil (Colombia) busca otorgar liquidez a los freelancers, o trabajadores de cuenta propia, a través de servicios de financiamiento; ya que las entidades financieras difícilmente les conceden los recursos necesarios para tener salud financiera, debido a que carecen de una estabilidad laboral.

Finerio (México) ayuda a Fintechs, bancos e instituciones financieras a actualizar sus servicios y procesar sus datos para tener conocimiento útil que catalice el bienestar financiero de sus clientes.

Fundefir (Colombia) provee a individuos fuera del servicio bancario la oportunidad de acceder a créditos, seguros y otros servicios de bienestar. Su objetivo es promover servicios financieros en segmentos que se usan en instrumentos como ROSCA (asociaciones rotativas de ahorro y crédito) y otorgar beneficios por su digitalización.

Nilus (Argentina) rescata comida saludable que de otra manera sería desechada y la lleva a áreas de bajos ingresos con descuentos.

Quipu Market (Colombia) es un comercio en línea para microempresas informales en el que pueden comprar y vender de manera local sin efectivo, usando un sistema de token comunitario.

U-Zave (Chile) ayuda a los latinoamericanos a ahorrar para el futuro, a través de una plataforma en la que un porcentaje de cada compra es almacenada en un fondo mutuo.

Original publicado en Emprendedores News.